Soil Health - Rovensa Next Latam

La salud del suelo y los microbiomas: su papel vital en la agricultura moderna

La salud del suelo es un componente crucial de la agricultura sostenible, que influye en la productividad de los cultivos, la calidad ambiental y el funcionamiento general del ecosistema.

Compartir en:

Un elemento clave de la salud del suelo es el microbioma del suelo, una comunidad diversa de microorganismos que incluye bacterias, hongos, arqueas, virus y protozoos. Comprender y gestionar el microbioma del suelo es esencial para mejorar la salud del suelo y la productividad agrícola.

La salud del suelo en detalle

Al hablar de la salud del suelo, se consideran las diversas características e interacciones que ocurren en el suelo para hacerlo más rentable para la agricultura:

Propiedades físicas:

– Estructura del suelo: La disposición de las partículas del suelo en agregados, que afecta la aireación, la infiltración de agua y el crecimiento de las raíces, pasiva del cambio.

– Textura del suelo: La proporción de partículas de arena, limo y arcilla es imposible de cambiar.

– Capacidad de retención de agua: La capacidad del suelo para retener agua para el uso de las plantas, dependiendo de la estructura y la textura.

Propiedades químicas:

  • pH: Influye en la disponibilidad de nutrientes y la actividad microbiana.
  • Contenido de nutrientes: Niveles de nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo de las plantas; se puede clasificar en dos categorías:
    • Macronutrientes : Entre ellos se encuentran el nitrógeno (N), el fósforo (P), el potasio (K), el calcio (Ca), el magnesio (Mg) y el azufre (S). Son necesarios en grandes cantidades para el crecimiento de las plantas.
    • Micronutrientes : Elementos como el hierro (Fe), el manganeso (Mn), el zinc (Zn), el cobre (Cu), el molibdeno (Mo), el boro (B) y el cloro (Cl) se necesitan en cantidades más pequeñas, pero son igualmente esenciales para el desarrollo de las plantas.
  • Materia orgánica: Residuos vegetales y animales descompuestos que aportan nutrientes y mejoran la estructura del suelo.

 

Propiedades biológicas (Microbioma):

– Biomasa microbiana: Masa total de microorganismos en el suelo.

– Diversidad microbiana: La variedad de especies microbianas presentes.

– Actividad microbiana: Los procesos metabólicos de los microbios del suelo incluyen la descomposición y el ciclo de nutrientes.

El microbioma desempeña varias funciones cruciales en el mantenimiento y la mejora de la salud del suelo. Estas funciones pueden clasificarse en general en ciclo de nutrientes, promoción del crecimiento de las plantas, supresión de enfermedades y tolerancia al estrés ambiental.

 

El microbioma del suelo y su papel en la agricultura

El microbioma agrícola comprende una amplia variedad de microorganismos, como bacterias, hongos, arqueas, virus y protozoos, que viven en el suelo, en las superficies de las plantas y en el interior de los tejidos vegetales. Estos microorganismos desempeñan funciones esenciales en el ciclo de nutrientes, el mantenimiento de la salud de las plantas y la promoción de la fertilidad del suelo. A continuación, se ofrece una descripción detallada de estas funciones:

Ciclo de nutrientes: los microorganismos descomponen la materia orgánica, fijan el nitrógeno atmosférico, solubilizan el fósforo y movilizan otros nutrientes, mejorando su disponibilidad para las plantas.

Supresión de enfermedades: ciertos microbios del suelo pueden inhibir los patógenos de las plantas a través de la competencia, la depredación o la producción de compuestos antimicrobianos.

Mejora de la estructura del suelo : los hongos, especialmente las micorrizas, ayudan a unir las partículas del suelo en agregados estables, mejorando la estructura del suelo y la retención de agua.

Promoción del crecimiento de las plantas: Algunas bacterias y hongos producen hormonas promotoras del crecimiento o nutrientes solubilizados para una mejor absorción, mejorando directamente el crecimiento de las plantas.

Tolerancia al estrés : ciertos microbios ayudan a las plantas a soportar estreses abióticos como la sequía, la salinidad y los metales pesados.

Todos estos actores tienen un papel esencial en la industria agrícola. Por eso, las buenas prácticas como la rotación de cultivos, los cultivos de cobertura, la labranza reducida o las enmiendas orgánicas, combinadas con soluciones que mejoren el microbioma, crearán un ambiente de suelo más fértil y saludable.

 

Biofertilizantes de nueva generación: actores clave en la salud del suelo

Los biofertilizantes desempeñan un papel importante en la mejora de la salud del suelo y del microbioma, contribuyendo a las prácticas agrícolas sostenibles. Están compuestos por microorganismos vivos que, cuando se aplican a las semillas, las superficies de las plantas o el suelo, colonizan la rizosfera o el interior de la planta y promueven el crecimiento al aumentar el suministro o la disponibilidad de nutrientes primarios para la planta huésped.

 

¿Cómo funcionan los biofertilizantes?

Los biofertilizantes promueven el crecimiento de las plantas al aumentar la disponibilidad y el suministro de nutrientes esenciales . Desempeñan un papel crucial en la agricultura sostenible, ya que ofrecen numerosos beneficios para la salud del suelo, la productividad de los cultivos y la conservación del medio ambiente. Estas soluciones cuentan con las siguientes características clave:

Mejorar la fertilidad del suelo:

– Fijación de nitrógeno: los biofertilizantes como Rhizobium , Azospirillum y Azotobacter fijan el nitrógeno atmosférico en una forma que las plantas pueden absorber y utilizar, reduciendo la necesidad de fertilizantes nitrogenados tradicionales.

– Solubilización de fosfato: Microorganismos como Pseudomonas y Bacillus convierten los fosfatos insolubles del suelo en formas solubles que las plantas pueden absorber, mejorando la disponibilidad de fósforo.

– Movilización de potasio: Ciertas bacterias (por ejemplo, Bacillus spp.) y hongos (por ejemplo, Aspergillus niger ) ayudan en la movilización del potasio, haciéndolo más accesible a las plantas.

Mejorar la estructura y la salud del suelo:

– Descomposición de materia orgánica: Los biofertilizantes contribuyen a la descomposición de la materia orgánica, mejorando la estructura del suelo y aumentando la capacidad del suelo para retener agua.

– Formación de humus: El proceso de descomposición conduce a la formación de humus, que mejora la textura y la fertilidad del suelo.

Mejorar la diversidad del microbioma del suelo:

– Equilibrio microbiano: La introducción de microorganismos beneficiosos a través de biofertilizantes puede mejorar la diversidad y el equilibrio de las comunidades microbianas del suelo, lo cual es crucial para el ciclo de nutrientes.

Los biofertilizantes también compiten con microorganismos menos favorables en la rizosfera, mejorando así el entorno de crecimiento de la planta.

Promover el crecimiento y la salud de las plantas:

– Producción de hormonas de crecimiento: Los biofertilizantes pueden producir sustancias promotoras del crecimiento como auxinas, giberelinas y citoquininas, que estimulan el crecimiento y el desarrollo de las plantas.

– Mayor tolerancia al estrés: al mejorar la absorción de nutrientes y la salud del suelo, los biofertilizantes ayudan a las plantas a soportar mejor el estrés abiótico como la sequía y la salinidad.

En resumen, promover la salud del suelo a través de un enfoque en el microbioma del suelo no solo mejora la productividad agrícola sino que también contribuye a objetivos ambientales más amplios, como el secuestro de carbono, la mejora de la calidad del agua y la conservación de la biodiversidad.

Beneficios de los biofertilizantes:

Existen diversos biofertilizantes con diferentes funciones. Los biofertilizantes más conocidos y sus funciones son los siguientes:

– Rhizobium : Fijador simbiótico de nitrógeno para leguminosas.

– Azospirillum y Azotobacter: fijadores de nitrógeno de vida libre.

– Bacterias solubilizadoras de fosfato (PSB): Mejoran la disponibilidad de fósforo.

– Micorrizas : Hongos simbióticos que mejoran la absorción de nutrientes y agua.

– Trichoderma : Hongos que mejoran la absorción de nutrientes.

Además, los biofertilizantes ofrecen varios beneficios para la agricultura sostenible, incluida la sostenibilidad ambiental, ya que tienen el potencial de reducir la dependencia de los fertilizantes tradicionales y ayudar a minimizar el impacto ambiental. Son rentables, ya que brindan a los agricultores menores costos de insumos debido a la reducción del uso de fertilizantes tradicionales. Además, los biofertilizantes mejoran la salud del suelo al mejorar la estructura, la fertilidad y la actividad microbiana del suelo, lo que contribuye a la salud y la productividad del suelo a largo plazo.

Los biofertilizantes son fundamentales para promover la salud del suelo y un microbioma equilibrado para una agricultura sostenible. Su papel en el ciclo de nutrientes, la mejora de la estructura del suelo y el apoyo a la salud de las plantas los convierte en una parte integral de las prácticas agrícolas ecológicas.

Desafíos y direcciones futuras

Comprender la complejidad: el microbioma del suelo es muy complejo y varía según el tipo de suelo, el clima y las prácticas de manejo.

– Adaptación de prácticas: desarrollo de recomendaciones específicas para cada ubicación basadas en evaluaciones de la salud del suelo.

– Integración de tecnología: Uso de herramientas avanzadas como la metagenómica para estudiar y gestionar el microbioma del suelo.

Fomentar la salud del suelo centrándose en el microbioma del suelo no solo mejora la productividad agrícola, sino que también contribuye a objetivos ambientales más amplios, como el secuestro de carbono, la mejora de la calidad del agua y la conservación de la biodiversidad.

Además, centrarse en la salud del suelo beneficia a objetivos ambientales más amplios, como el secuestro de carbono, la mejora de la calidad del agua y la conservación de la biodiversidad. En resumen, los biofertilizantes son cruciales para promover la salud del suelo y mantener un microbioma equilibrado. Su impacto en el ciclo de nutrientes, la estructura del suelo y la salud de las plantas los hace esenciales para las prácticas agrícolas ecológicas.

De cara al futuro, abordar desafíos como la comprensión de la complejidad del microbioma del suelo, adaptar las prácticas a ubicaciones específicas e integrar tecnologías avanzadas mejorará aún más la agricultura sostenible.

Cómo podemos ayudarte:

A través de biosoluciones desarrolladas para cubrir las necesidades durante todo el ciclo de vida del cultivo. ​

Por categoría de producto

Bionutrición agrícola

Por necesidades del agricultor

Mejora la tierra, el agua y la aplicación de los productos

Minimiza el estrés abiótico

Nutrición sostenible de los cultivos

Estimulación de los procesos naturales de las plantas

Gestión integrada de plagas

Gestión integrada de enfermedades

Mejora la calidad de las cosechas

Estamos contigo.

Te ayudamos a acelerar la transición hacia una agricultura sostenible. Ofrecemos amplio conocimiento a nivel local y asistencia técnica a nivel global.

"*" indicates required fields

Nombre*

Bienvenido a Rovensa Next Latam

Con el fin de mejorar la navegación, selecciona tu país: